Sobre la creatividad y la inspiración


Me gusta pensar que todos los seres humanos somos creativos por naturaleza. No creo que la creatividad sea un don, sino una capacidad más o menos desarrollada. Un ejecutivo en su trabajo encontrando la solución a un caso importante o un ama de casa cocinando una nueva receta, son también CREATIVOS. Sin embargo, nos han enseñado a pensar que sólo los artistas son creativos. Y no es así. La diferencia es que un artista concentra su creatividad en transformar en arte lo cotidiano. Y para mí, transformar en arte significa otorgar un valor especial o una belleza diferente a algo común y habitual. Supongo que la diferencia no está en tener o no un don, sino en tener más o menos sensibilidad. Los artistas son (somos) hipersensibles, tanto a lo positivo como a lo negativo, tanto a lo bueno como a lo malo, tanto a la alegría como a la tristeza, y es esa hipersensibilidad la que hace que en nuestro interior se acumulen constantemente ideas, escenas (guionistas), movimientos (bailarines), imágenes (fotógrafos, pintores), canciones (músicos), palabras (escritores), formas (escultores), sabores (chefs)... La diferencia entre unos y otros artistas está en su forma de expresar lo que son y lo que sienten. Y por supuesto, en su destreza para llevarlo a cabo. En todos los casos, la inspiración es esencial. Y la inspiración, para mí, no es otra cosa que el conseguir desconectarte de tu día a día y acallar tu mente para dar paso a los monólogos de tu alma. Cada artista encuentra la inspiración en diferentes circunstancias, lugares o estados, con diferentes métodos. Yo no me considero una artista inspirada permanentemente, ni mucho menos, de hecho sólo soy capaz de inspirarme de verdad cuando me alejo de mi día a día y cuando estoy en contacto real con la Tierra, con la Naturaleza, con lo puro, en silencio. Por eso en vacaciones las ideas hierven en mi cabeza como locas por salir, porque por fin tienen SU ESPACIO. Mi gran pincel es la luz, y el autorretrato, aunque lo practique mucho menos de lo que me gustaría, es para mí la máxima expresión de mi ser. Es un DEJAR EL ALMA AL AIRE, igual que sacamos la ropa a ventilar o ponemos las cartas sobre la mesa. El autorretrato me vacía, me limpia, me purga, me SANA. Haciendo un guiño a Shrek, es mi "mejor fuera que dentro". Gracias al autorretrato me miro de lejos, desde fuera, y no a través de un espejo que me flagela cada día. La imagen es brutalmente transmutadora. Durante el resto del año, en mi trabajo con mujeres día a día, la creatividad es un ejercicio al que me obligo, y la inspiración son ELLAS, cada mujer, cada una de sus almas al aire. Tienen el poder de silenciar mi mente para permitir que sus almas hablen a través de la mía, originando una comunicación entre las dos que fluye; que teje sus historias de dentro a fuera y de fuera a dentro, como en un eterno bucle de retroalimentación. No puedo despedirme sin incluir la frase que me cambió la vida; gracias a la cual empecé a confiar en mí y a sentirme creativa, creadora, artista: CUANDO CREO, CREO. (Gracias a mi familia y a mi marido por llenarme de post it cuerpo y alma). Para verla mejor: www.flickr.com/marasaizphoto Para sentirla mejor: https://www.youtube.com/watch?v=UHylpY4nxuI

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© Mara Saiz Photo / marasaiz.photo@gmail.com

  • facebook
  • c-flickr